viernes, 19 de septiembre de 2008

CLASES DE TOMATE DE ARBOL

INTRODUCCIÓN
En el Ecuador se ha desarrollado la explotación de frutales andinos, de ellos sobresale el tomate de árbol (Cyphomandra betaceae). En los últimos 15 años el cultivo de esta especie ha crecido. El libre comercio en el Pacto Andino y en general a nivel mundial, así como la expectativa en mercados de Europa han abierto algunas perspectivas de crecimiento, desarrollo y exportación de frutos andinos, principalmente de tomate de árbol, mismo que por su alta rentabilidad, en pequeñas áreas ha dado oportunidad de sustento a muchas familias ecuatorianas. Un buen porcentaje de tomate de árbol tiene como destino los países vecinos, sobre todo Colombia, aunque últimamente el flujo de tomate de árbol mas bien se desplaza desde Colombia al Ecuador.
Pero en realidad la expectativa de exportación del tomate de árbol se enfoca actualmente hacia Europa y Estados Unidos entre otros países, debido a la creciente demanda de la fruta que ya se ha hecho conocida por sus características de alto valor nutricional y medicinal, por ello se debe enfocar el cultivo de acuerdo con la demanda del mercado externo, mismo que exige conceptos de calidad alimentaria, es decir cumplir con las normas tanto en residuos de pesticidas como en la calidad física del producto.
Para poder exportar el tomate se requiere cambiar el esquema del manejo del cultivo mediante la incorporación de tecnología ecológica, lo cual implica nuevos sistemas de control de plagas y enfermedades, nutrición adecuada y en general un manejo con enfoque ecológico o integrado que permita compatibilizar la demanda con la oferta que puede hacer nuestro país.
Por otro lado hay que entender que desde el punto de vista competitivo la explotación racional del tomate de árbol es posible debido a las condiciones que tiene el país, donde las zonas productoras tienen las condiciones agroclimáticas ideales para el desarrollo del cultivo al tratarse de que es uno de los países del posible origen del tomate de árbol.
No obstante lo anterior la especie tiene muchos problemas relacionados con el manejo, ataque de enfermedades, plagas, inadecuada nutrición e insuficiente manejo poscosecha.
INFORMACIÓN GENERAL DEL TOMATE DE ÁRBOL
El tomate de árbol es originario de América (Ecuador, Colombia, Perú), como cultivo en Ecuador se desarrolla entre 600-33OO msnm, donde la temperatura óptima está entre 14­20°C, pero a 4°C sufre daño, el encharcamiento y vientos fuertes afectan directamente. Hay evidencias que requiere pH de 6-6.5 y precipitaciones de 1500-2000 mm/año.
Es un árbol que puede alcanzar 3 m de altura, con hojas cordiformes grandes en crecimiento (30-40 cm de largo) y más pequeñas cuando ha entrado en producción (20 cm). El fruto es de piel lisa y brillante, de color variable (morado, rojo, amarillo, anaranjado, listado), la forma más común es elipsoide puntiaguda, pero puede ser ovoide, esférica, entre otras de acuerdo con el ecotipo o cultivar. La pulpa es anaranjada, hacia la placentación de las semillas puede ser incolora, anaranjada, morada; es jugosa, agridulce, de buen sabor.
Se consume en jugo, mermelada, jaleas, postres, además posee aplicaciones medicinales. En Ecuador se cultiva desde zonas secas con 400 mm/año o menos con riego complementario, hasta en la selva oriental con más de 1000 mm/año, esto demuestra la gran capacidad adaptativa; no obstante es susceptible a enfermedades (Colletotrichum sp.), (Phytophthora sp.), (Alternaria sp.), (Sclerotinia sp.), (Botrytis sp.), (Oidium sp.), (Pseudomonas solamcearum), (Cercospora sp.), (Phoma sp.); plagas (Leptoglossus zonatus), (Podischnus agenor), (Ancognata sp.), (Margarodes sp.), (Trigona trinidadensis), nemátodos, ácaros y varias especies de áfidos, Ultimamente se ha identificado un complejo viral que está afectando fuertemente.
El cultivo es altamente productivo, lo más importante es que ha dado sustento y desarrollo económico a pequeños agricultores, quienes en poco espacio de terreno 0.5 - 1 ha, han recibido buenos ingresos lo cual ha permitido un mejoramiento en su condición de vida.
Hay mucho interés por el tomate de árbol en mercados europeos y Estados Unidos de América, pero las limitaciones en determinadas instancias son los volúmenes requeridos, la residualidad por pesticidas y los controles legales sanitarios para exportación; pero la ventaja comparativa respecto a otros países radica en que las condiciones para el desarrollo del cultivo son naturales por su origen, por tanto en tomate de árbol la perspectiva de desarrollo y exportación masiva depende de la organización de productores, de una adecuada investigación de los problemas agronómicos para un manejo racional del cultivo, y políticas favorables respecto a mecanismos de comercialización externa. El cultivo es más productivo durante los 3 primeros años, alcanza rendimientos entre 40.000‑50.000 kg/ha/año, el precio al interior del país varía entre U.S.$ 0.2‑0.7/kg, pero a nivel externo dicho precio se incrementa en vanas veces. En la actualidad varias instituciones, sobre todo las Universidades están realizando esfuerzos para generar tecnología, con enfoque ecológico para potencializar la posibilidad de exportación de éste interesante fruto andino.
A continuación se presenta un resumen de nombres comunes de la especie y la distribución en el área andina.
Nombre común: "Tomate de árbol", "tamarillo”, "tomate de agua”, “tomate cimarrón”, “tomate chimango”, "tomate de Lima”, "tomate del monte”, "tomate de palo”, "tomate de Castilla", "tomate de la paz”, "tomate del serrano", "tomate silvestre”, "tomate en arbre" (Francés).
Distribución: Valles interandinos y estribaciones de cordilleras de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.
TECNOLOGÍA ADAPTATIVA DEL CULTIVO
Con el propósito de compatibilizar la oferta con la demanda para mercados de exportación, se deben realizar ciertos cambios en la tecnología del cultivo, mismos que se desarrollan a continuación:
PLANTACIÓN.
Para reducir la posibilidad de desarrollo de los patógenos principalmente de antracnosis (ojo de pollo), se deben cambiar los esquemas de plantación; se recomiendan dobles hileras en 3 bolillo a 2 m de distancia entre plantas, separadas por callejones de 3 a 3.5 m, con ello se mejorara la circulación de aire y se hace más eficiente el aprovechamiento de la luz, facilitando además las labores de manejo del cultivo.
ABONADURA, FERTILIZACIÓN Y USO DE ANTAGÓNICOS.
El tomate de árbol requiere de suelos muy ricos en materia orgánica (3 ) a 5%), por ello se deberán aportar dependiendo de las condiciones de fertilidad entre 30-60 m3 de materia orgánica bien descompuesta por ha, adicionando además 25 sacos de bioway para controlar problemas de nemátodos y hongos del suelo.
En lo referente a fertilización se deberá evitar excesos de nitrógeno que provocan en las plantas susceptibilidad al ataque de plagas y enfermedades.
Se ha encontrado que el cultivo extrae importantes cantidades de magnesio y calcio por lo que resulta clave manejar estos dos elementos, sin descuidar a los microelementos corno el manganeso, zinc, boro y hierro entre otros, por lo que resulta recomendable utilizar fertilizantes foliares ecológicos como el llamado max foliar.
CONTROL DE NEMÁTODOS.
Se deberán utilizar productos antagónicos como el bioway u otros, alternado con la aplicación de nematicidas ecológicos como el nematrón a razón de 4 litros/ha, mediante 2 a aplicaciones consecutivas hasta controlar las poblaciones.
CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES.
Para el control de plagas y enfermedades descritas anteriormente se deben alternar productos de origen ecológico de acuerdo con las recomendaciones y dosis del fabricante.
A continuación se citan algunas opciones de dichos productos que están dando interesantes resultados en el cultivo de tomate de árbol.
Fungicidas:
Fungbacter Krypthon ExcellentCobre TNMil-agroOidio mil
Insecticidas
PestoneNeem knock